Buscar
  • EKO de México

El camino medio

Imagínense que hay un pedazo de madera flotando en el río. Si esa madera no se acerca a ninguna orilla ni se hunde en la corriente central, ni sube a tierra, ni es atrapada por alguien, ni se atasca en un remolino, ni se pudre desde adentro; entonces puede llegar hasta el mar.

Como se expone en esta metáfora de la madera flotante: No estar atrapado por fuera ni por dentro, ni por presencia ni por ausencia, ni por lo supuesto bueno ni por lo supuesto malo, alejándose de las causas del sufrimiento y tampoco atrapado por el anhelo de la Iluminación; sólo dejándose llevar suavemente por el camino medio. Esa es la manera de ver y vivir “El Camino Medio” de un buscador.

Un practicante tiene que avanzar por el camino medio, evitando extremismos.

-Saṃyutta Nikāya

Vivir sin extremismos

“Un pedazo de madera, fluyendo llega al mar”. Es una referencia de la manera ideal de vivir. ¿Acaso podemos vivir así diariamente, con ecuanimidad y sin tantas dificultades?

Habitualmente estamos ‘atrapados’ por algo. Por ejemplo, ¿no te ha sucedido algo así en la vida cotidiana?:

- Tener demasiada noción del “yo” y estar atrapado por lo “mío”. (egoísmo)

- Preocuparse excesivamente por lo que dicen los demás.

- Seducirse por lo más fácil o conveniente.

- Mentir diciendo que se hará algo y no hacerlo.

- Enojarse o quejarse frecuentemente.

- Ser dominado por las emociones.

¿Qué tal? Lograr un estado en el cual no se esté atrapado por nada y permanecer ecuánime, no es cosa sencilla; más bien, es algo difícil. Ese estado ecuánime es “El Camino Medio”.

“El Camino Medio” es evitar los extremos, es un modo de vivir muy firme. Sin embargo, no puede lograrse si se tiene una mentalidad pasiva y ambigua. Sabemos que no es fácil, pero podemos ser cada vez más conscientes del objetivo de vivir en el camino medio, así, probablemente lograremos vivir tranquilos, más libres y con mayor flexibilidad.


0 vistas

© 2023 by Nature Org. Proudly created with Wix.com